La defensa de Nahir Galarza está apelando el fallo que la condenó a cadena perpetua.

Hoy miércoles 3 a las 17 hrs, en la Cámara de Casación Penal de Concordia se va a decidir si ratificar o no la sentencia contra Nahir que fue dictada hace exactamente un año. La defensa cuestiona que el tribunal no encuadró el hecho dentro de la ley de violencia de género y la poca relevancia que los jueces le dieron a la violencia física y psicológica ejercida por Pastorizzo.

Nahir

Nahir Galarza fue condenada por -inconscientemente- haberse defendido de su abusador. Creemos en su testimonio porque conocemos los mecanismos de manipulación de los varones en las relaciones heterosexuales y el estigma que sufrimos cuando lo denunciamos. Además, consideramos que esta sentencia no mantiene la coherencia cuando, por ejemplo, desacredita las voces de las mujeres que defienden a Nahir pero consideran válidos los testimonios de los amigos de Fernando, y niega que Galarza haya sido víctima porque tenía una relación “abierta” mientras a la vez es condenada por el vínculo. El objetivo fue fijado desde un principio, la condena a Nahir sin escuchar su versión. Fue hacer pasar a Nahir como la mujer narcisista que mató a un pobre chico, a Uno Menos (como denunciaban en las marchas por Fernando), un chivo expiatorio contra quien desatar la misoginia más asquerosa, como la difusión de un video pornográfico grabado por Pastorizzo sin su consentimiento; se vio por parte de los medios de comunicación tanto como en la Justicia. Fue una reacción masculinista contra el movimiento feminista, el cual por miedo al rechazo de quedar como “demasiado radical” o “poco igualitario” no quiso cuestionar más que el hecho de que a los femicidas no los condenan tan rápido y luego le dió la espalda. Por todo eso, es importante conocer los hechos; hicimos un resumen de su testimonio para que sea más accesible:

 

Nahir a Fernando lo conoce dos meses después de su fiesta de 15, empezaron a hablar muy de vez en cuando, y medio año después en un boliche estaba buscando a sus amigas y se lo cruza, él supuestamente la ayudaba a buscarlas pero le dice de salir afuera, se saca una foto con ella y la sube a Instagram. Se empezó a hablar más seguido con él y salía con otros chicos porque no había nada monogámico y él la insultó por eso, le insistió en seguir viendose y por la presión ella cedió un tiempo más. En un momento no le quiso hablar más porque la novia le seguía hablando a ella y él volvía a insistir, le respondía que no quería y terminó cediendo nuevamente durante un año donde se veían a la noche y en esa se pone cada ves más agresivo, estaba empezando a drogarse, Nahir decide alejarse y lo bloqueaba porque no le gustaban todas sus actitudes. Él la llamaba todos los días al punto que ella no podía usar el celular porque siempre había una llamada en la pantalla. Él hasta se le aparecía en la casa por el nivel de acoso y ella a veces se sentía mal por no contestarle y cuando lo hacía él la agredía, ella le cortaba y al rato la volvía a llamar, le pedía perdón diciéndole que ella tenía la culpa de su comportamiento y juraba no volver a hacerlo más. Se largaba a llorar para hacerla sentir culpable.
Teniendo 16 años Nahir salió a un 15 con una amiga que tenía en común amigos con Fernando, con quienes se encuentran luego, Fernando estaba en un boliche cercano y media hora después de que su amiga se va los tipos dicen de acompañarla a la casa, la llevan para el lado del boliche agarrándola de los brazos, él los ve, ellos la sueltan y Fernando corre hacia ella y la agarra de los brazos sacudiéndola y tratándola de puta, uno de ellos lo separa.
No había ninguna relación, sólo lo veía a la noche para tener sexo, declara, cosa que también hacía con otros varones. Punto importante porque se la condenó agravado por vínculo.
Cuando ella no quería tener relaciones a él poco le importaba y la obligaba igual, le lastimaba los genitales y al otro día se lo decía y él lo único que respondía era si se iba a ver con otro tipo. Ella se lo negaba para que no la violente más. Fernando llegaba hasta a tirar cosas, empujarla, le gritaba.
Al viaje de Brasil el cual se nombró también para buscar darle nombre de relación lo llevó porque no consiguió a otra persona, lo llevó como un amigo, en un momento donde ella creía las cosas estaban mejor.
Con un solo chico, Rafael, sintió que tuvo una relación con un trato respetuoso y ahí hizo la diferencia con Fernando, porque estaba acostumbrada a los insultos y a los acosos, cosa que no quería contar por miedo a que le digan que se estaba haciendo la víctima.
En 2017 empezó a verlo menos, sólo los fines de semana a la madrugada, ya en esa etapa a él le molestaba si tenía el celular, que saliera, que viaje a Buenos Aires, todo el tiempo le preguntaba qué estaba haciendo. En sus vacaciones estaba con su prima que no veía seguido y todos los días hacían algo diferente pero para Fernando ella estaba con otros varones.
Un finde antes del 18 de diciembre él sale de un boliche y estando ebrio la empezó a sacudir de los brazos, mientras más se iba acordando de las cosas se ponía peor, y en un momento la arrastra por el piso, y como su pierna rozaba el cordón de la vereda le quedó una quemadura, la piel como en carne viva.
Otro día tipo 6am salió de un boliche y estaba con un chico y Fernando le pregunta dónde está, le dice que en su casa y él se da cuenta que no es así, le dice que es una mentirosa, cuando la ve en la calle la empuja contra la pared, del golpe casi pierde el conocimiento y le dejó un moretón en la espalda.
Hubieron situaciones donde nuevamente la violenta y personas se le acercan para bardearlo por lo que estaba haciendo, ella les decía que no pasaba nada y se volvía a la casa mientras Fernando atrás o por mensaje diciéndole que por su culpa casi le pegan.
En Nochebuena, en la previa, una amiga le ve la lastimadura y le cuenta lo que pasaba, se acercan dos amigas más y también les cuenta. Van al boliche Bikini y ella después de estar un rato con sus amigas se va con Rafael, Fernando los ve pero no dice nada. Después de estar con Rafael va a buscar a las amigas y ahí se cruza a Fernando quien la agarra de los brazos y del cuello, le dice que vio lo que estaba haciendo y la empezó a insultar.

Siempre que hacía lo mismo en los boliches nadie le decía nada, no la ayudaban, pero esta vez se metió su amiga Sol a la que le había contado y como los vio en esa situación le pegó una trompada a Fernando en la parte izquierda de la cara, y le dijo que ya sabía lo que pasaba, que no la volviera a tocar y Fernando le negaba todo, le decía que no estaba haciendo nada y hasta se largó a llorar.
A la mañana él la llama desesperado diciendo que estaba afuera de su casa y ella pensando que le pasaba algo sale de su casa y él va corriendo hacia ella desde la vereda de enfrente y empezó a agredirla y cuando ella contestaba a los insultos él la agredía más. Ella le agarró el brazo con el que le estaba pegando y él le mordió las manos donde le dejó los dientes marcados.
Después se fue y a los 10 minutos su primo la llama diciéndole que qué le habían hecho a Fernando ella y Sol, que él estaba casi para llevarlo al Hospital, Nahir le dice que no fue así la situación y le cortó por creerle a él y no a ella siendo su familiar.
A los días del hecho como tenía el cargador en la casa de él tuvo que ir en un remis del casino, él sale de la casa gritándole y preguntándole por qué no le atendía el teléfono, le responde que no quería hablar y que sólo buscaba su cargador, él le dice que entre a la casa y ella se niega. Él entra, la llama, sale de la casa gritando de nuevo porque no le contestaba siendo que ella no tenía el celular ahí; como el remisero ya se había ido le acepta a Fernando que la lleva en moto a la casa. Cuando llegan él le dice de hablar y como estaba tranquilo ella acepta, entran a la casa. Para entrar a la habitación había que pasar por la cocina y Fernando agarra el arma del padre que estaba arriba de la heladera, la empezó a mover para todos lados, empezó a joderla a Nahir, lo insultó por lo que estaba haciendo y él se reía, así que pegó la vuelta para su habitación y él la siguió, supuso que había dejado el arma donde estaba porque no entró al cuarto con el arma y cuando entró él la abrazaba y le pedía perdón, le decía que no se bancaba una joda y ella se calmó y se pusieron a hablar. La coaccionó para tener relaciones, cuando terminaron le empezó a reprochar nuevamente que se veía con todo el mundo, que era culpa de ella que su amiga le había pegado en Navidad, a ponerse celoso de Rafael y la insultaba. Ella sintió impotencia y le dijo que se vaya de su casa, él seguía con que era su culpa que se ponga así, la abraza y ella lo saca y lo corre de encima.
Después le dijo que ese chico se llamaba Rafael y que lo veía hace tiempo y que le hecha en cara que la trataba mejor que él. Fernando la agarra del pelo mientras la insultaba y en un momento le dice “depresiva”, cosa que a ella le afectó escuchar porque una vez le contó que aunque no lo mostraba cada vez que llegaba a su casa se ponía a llorar, se lo había contado para que vea lo mal que le estaba haciendo pero sólo lo usaba en su contra. Le dijo que por más que la culpabilizara y le diga lo que le diga ella no se iba a dejar de ver con nadie por él, y que ya estaba con alguien que la trataba mejor y la volvió a agarrar del pelo, le dijo que nunca le vuelva a decir eso y en la cocina agarró el arma de nuevo y le apuntó a la panza para que se vaya con él. Le dijo que se callara (estaba llorando) que sino iba a despertar a alguien, y ese alguien sería su papá quien lo vería con el arma. Fernando no la soltaba, Nahir no entendía nada de la situación y entró en pánico, le dice que dejara el arma donde estaba que era de su papá. Cuando estaban cruzando el negocio que estaba adelante de su casa él bajó el martillo (parte que da a lugar a disparar) y le dijo que se iba a ir con él. Cuando se subieron a la moto y él arrancó, Nahir vio que Fernando miró para la izquierda donde estaba un pibe con el cual ella salía y creyó que Fernando se había arrepentido y la iba a dejar ahí pero le dio el casco que tenía guardado en la moto, Nahir le decía qué le iba a decir a su papá que dejó que le lleven su arma?, él le decía que se callara y vuelve con si seguía saliendo con ese pibe y que era una desesperada.
No recuerda qué calles agarró, en un momento intenta sacarle el arma que la llevaba en medio de las piernas pero no puede, él en todo el camino va insultándola y ella le niega todo lo de Rafael, lo único que quería era que se calmara.
Estando en la avenida Del Valle empezó a ir más despacio y le preguntó por qué se tenía que ver con otros y ella le pregunta que por qué le molesta si él hacía exactamente lo mismo, y no contestó nada, así que le dijo que la llevar a la casa, que le devuelva el arma y sigue sin contestarle nada, le pregunta qué estaba haciendo y sigue sin contestar nada. Como estaba cerca de la casa de la abuela le pide que la lleve ahí.

[Cita de la última página del testimonio]

Ya me había dicho que a mi casa no me llevaba y no me contestó nada, pero agarró por la Avenida Parque así que supuse que me iba a llevar, él ya sabía donde quedaba pero porque había ido con mi primo, cuando entró para el barrio hay una calle cortada, y ni bien cruzamos esa calle la de la Avenida Parque para entrar, empezó a acelerar fuerte, empezó a acelerar fuerte y ya dije que era una calle cortada y en la esquina había que doblar y él no bajaba la velocidad. Cuando llegamos a la calle que empezó a acelerar venía la calle cortada así que yo empecé a gritar que parara, porque nos íbamos a chocar contra la pared, y entonces de repente dobló rápido y se empezó a reír y yo le dije obviamente que no me había dado risa, que no me causaba gracia lo que estaba haciendo, y enseguida llegamos a la calle de mi abuela, es una calle de tierra, así que él venía bajando la velocidad cuando dobló y en un momento pierde el equilibrio, venía con una sola mano manejando, se empezó a tambalear la moto, casi nos caímos y ahí tuvo que agarrar la moto con las dos manos, y yo en ese momento que él agarró la moto con las dos manos, me agarré de él y le saqué el arma, y se la saqué solamente, no tengo idea como la agarré, y en el momento que se la saqué, él se dio cuenta y frenó la moto, y cuando la frena yo me hice, los dos, no sé, yo de repente me había quedado aturdida, y nos caímos los dos para el costado, y enseguida cuando yo me alcanzó a levantar, y me fue de nuevo, que esto que dije que me quedé aturdida, esos fueron los dos disparos, pero fueron dos segundos nada más, fue todo rápido.
No, no he encontrado como describir como me sentía, se me puso la mente en blanco, no sé, me sentía nerviosa y me quedé aturdida y estaba viendo todo desde lejos, no sabía qué hacer, nunca me había imaginado pasar una situación así, no sabía qué hacer porque estaba él ahí y estaba el arma de mi papá en el medio, y no me podía quedar, pero tampoco me podía ir, entonces no sé, no sabía qué hacer, estaba, se me había apagado la mente, no pensaba en nada, no tenía noción de nada, no sé cómo explicarlo, ojalá pudiera saber cómo explicarlo, cómo me sentía, pero la verdad que no sé cómo hacerlo. Me fui a mi casa, me fui a mi casa y estaba todo igual, todos estaban durmiendo, y me fui a mi habitación y me quedé esperando no sé, yo sabía que, por supuesto, que Fernando había recibido un disparo, pero el otro no, el otro no sabía. No, no, fue un momento rápido, no vi, y estar herido no significa que te vas a morir, yo no me imaginaba, no tenía noción, ni siquiera se me cruzó por la cabeza que él se iba a morir, y me enteré cuando me llamó la mamá, la mamá de Fernando, yo la tenía agendada así en mi celular, y no sé, se me paró el corazón cuando vi que me llamaba ella, y ahí me enteré lo que le había pasado, en realidad ella me preguntó si yo había estado con él y después me dijo que ahí, que había fallecido. Y yo soy la única que estuvo ahí, y puedo asegurar que no, que fue todo rápido, que ninguno de los dos tuvo tiempo a nada, que fue un accidente, y a Fernando por más cosas que me haya hecho, tampoco le hubiera deseado que pasara eso, yo nunca jamás en mi vida le he deseado ni tampoco le desearía la muerte a nadie, nunca lo hice ni tampoco lo voy a hacer.
En serio que no quería que pasara lo que pasó, solamente pensé en mi papá, en todo ese momento yo pensaba en mi papá, en todo, en que era el arma de él, en que a él lo iban a culpar o en que, no sé, se la habían llevado a mi papá, yo no sé cómo es y le tenía que devolver su arma. Igualmente todos los días, todos los días tengo la culpa de haber agarrado el arma en ese momento, y no haber dejado que las cosas pasaran de otra forma, yo no sé, estaba desesperada, no me imaginé nunca que iba a pasar una situación así”.

NI MUERTAS NI PRESAS. ¡ABSUELVAN A NAHIR!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s