HIGUI ABSUELTA: Van a tener que pensarlo dos veces

«Te voy a hacer sentir mujer»
Es una frase que no me deja de dar vueltas en la cabeza.
Resuena Wittig con su «las lesbianas no somos mujeres», no en el sentido transgenerizado, sino en lo que realmente quiso decir: ser mujer, como clase, implica la servidumbre a los hombres.
Las lesbianas SÍ somos mujeres, es más, lo somos con muchísima más armonía con nosotras y las demás mujeres al no estar compitiendo ni viéndonos con ojos de hombre. La lesbiandad es la libertad de las mujeres. Un mundo, futuro o presente, no patriarcal, la implica. El ‘afuera’ lésbico es político, es social, es radicalización de la conciencia de las mujeres. (O sea, no se debería entender el ser lesbiana como tercer género: es misógino, lo despolitiza, lo invierte. Además, M.W. supo decir: «Una mujer no puede ser hombre no sólo porque no tiene la anatomía necesaria para serlo sino porque no habrá nacido con la conciencia de que tiene esclavas ‘naturales'».).
Pero en el patriarcado ese sentido se borra, se tapa, no tiene nombre. Ser mujer para los hombres no es más que ser su posesión sexual, ellos «nos hacen mujeres» con sus penes, les dan sentido a nuestra existencia mediante el coito, la violación. Creen que «nos hacen» (nos crean, nos dan vida) con sus genitales, en una gran inversión patriarcal, cuando en realidad son un símbolo de la violencia y la muerte. No hay dos sexos iguales y complementarios: el sexo somos nosotras, lo sexual somos nosotras, «la cuestión sexual» somos nosotras: «somos vistas como seres sexuales y no tanto como seres sociales».
La existencia lesbiana de Higui desafía a la heterosexualidad. Que sea una lesbiana «chonga», de barrio, racializada, trabajadora, lo hace aún más. Higui se defendió no sólo de un violador sino de ese (falso) destino que nos dan los hombres. Le puso un freno a los hombres. Higui puso freno a la heterosexualización, mató a un opresor y hoy, gracias a la lucha de las lesbianas, está absuelta. Es un logro para todas las lesbianas.
Ahora van a tener que pensarlo dos veces.

Escrito por Flavia Belén Noir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s