Orgullo Lésbico.

En el marco de la Marcha del Orgullo 2018 las lesbianas feministas radicales de RADAR (Feministas Radicales de Argentina) lanzamos este comunicado desligándonos del movimiento GBTIQ+, en tanto que es un movimiento masculinista, neoliberal, reaccionario y lesbofóbico del que ninguna lesbiana debería formar parte.

Al igualar la homosexualidad masculina con la femenina se neutraliza e invisibiliza el carácter revolucionario del lesbianismo como la expresión más radical de la lucha de las mujeres por su emancipación. En un mundo falocentrista donde la misogonia es ley, donde se nos socializa para servir a los varones; amarnos y dedicar nuestra vida a otras mujeres es revolucionario. El lugar de las lesbianas es el feminismo radical.

Como feministas radicales nos contraponemos al transactivismo y teoría queer característicos del movimiento GBTIQ que infiltrados en el feminismo obstaculizan que se establezca de manera homogenea el imprescindible análisis de la raíz de la opresión de las mujeres (el género como institución opresiva impuesto a las mujeres en base a nuestra potencial capacidad reproductiva) intentando subjetivizar lo que es ser mujer. Nuestra realidad material y experiencias como mujeres y como lesbianas no están en disputa. Las mujeres tenemos vulva. Las lesbianas somos mujeres. A las lesbianas no nos gustan los penes.

Evidenciamos las presiones e intentos de coacción para que tengamos relaciones sexuales con trans-mujeres, y las acusaciones de transfobia cada vez que manifestamos nuestro rechazo.
Denunciamos la perspectiva trans que promueve hormonar y someter a cirugías a personas sanas por no encajar en los estereotipos de género; nuestros cuerpos están bien, no nacimos en un cuerpo equivocado. Ser lesbianas “masculinas” no nos vuelve trans-varones, esta lógica conservadora perpetúa la dinámica de las relaciones heterosexuales y el sistema sexo-género. Repudiamos el acoso a nuestras hermanas para que “salgan del closet trans”.
La inhibición de hormonas en niños/as es violencia infantil.

Rechazamos los irrespetuosos dichos acerca de que nuestras hermanas heterosexuales “son privilegiadas” por serlo, cuando esto solo representa una amenaza a su integridad al relacionarse íntimamente con varones, de la cual son víctimas también las bisexuales.

Respecto a las subconsignas del la MARCHA DEL ORGULLO 2018:

Lo personal es político. No es casualidad que en una cultura patriarcal y pedófila, en las relaciones BDSM estadísticamente sean en su gran mayoría las mujeres las golpeadas, humilladas y torturadas, o las que interpretan el papel de niñas.

La pornografía es prostitución filmada y enseña a los varones a violar y a las mujeres a erotizar la violencia que reciben. Además, la pornografía lésbica crea un morbo por parte de los varones hacia nuestras relaciones, sexualizándonos para su consumo.
LA PROSTITUCIÓN ES VIOLENCIA, NO TRABAJO. Amparo estatal para las víctimas de explotación sexual. Criminalización del putero y el proxeneta.
NO A LA REFORMA DE LA LEY DE TRATA PARA PONER LA FIGURA DE CONSENTIMIENTO.

El orgullo lésbico está en el feminismo radical. Las esperamos en esta lucha.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s